Coca de zanahoria y naranja

Receta de Coca de zanahoria y naranja

Ingredientes

  • 3 huevos medianos
  • 350 gr de zanahoria cocida
  • 200 gr de harina
  • 12 gr de levadura química
  • 140 gr de mantequilla
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 1 c. c. de agua de azahar
  • 200 ml de zumo de naranja
  • 2 c. s. de azúcar blanca

Preparación

  • Para cocer la zanahoria, la pelamos y cortamos en rodajas. La introducimos en un recipiente apto para microondas (yo he utilizado la jarra Microcook de Tupperware) y la cocemos hasta que quede blandita. Trituramos de manera irregular para que queden trocitos y dejamos enfriar.

  • En un bol batimos los huevos con el az´úcar moreno hasta que esponje.
  • Derretimos la mantequilla hasta tener una crema suave y vamos incorporando poco a poco al bol donde tenemos los huevos con el azúcar. Mezclamos el conjunto bien.
  • Tamizamos la harina con la levadura e incorporamos a la mezcla anterior en dos tandas. Entre ambas introduciremos el agua de azahar.
  • Mezclamos hasta tener una masa homogénea e incorporamos la zanahoria cocida que ya habrá enfriado.

  • Preparamos un molde cubriéndolo con una lamina de papel de horno y extendemos nuestra mezcla.
  • Horneamos en el horno precalentado a 160º C durante 15 minutos y después otros 10 minutos a 180º C.
  • Mientras se hornea, haremos un almíbar con el zumo de naranja y el azúcar blanco. Veremos que está listo cuando tenga un aspecto brillante y espeso.
  • Cuando el bizcocho esté horneado (pincharemos con un palillo y saldrá limpio), pintaremos la superficie con el almíbar y dejaremos dos minutos más en el horno. Una vez fuera lo volveremos a pintar. Dejar templar antes de servir.

Espero que lo disfrutéis!!!

Ensalada de alcachofas

Hoy algo muy sencillito y rápido para estos días de verano y perfecto para llevar a la playa o la piscina. Además puedes hacer variaciones si algún ingrediente no te gusta, pero tengo que deciros que esta es una mezcla fabulosa.

Receta de Ensalada de alcachofas

Ingredientes

(para dos personas)

  • 200 gr de alcachofas cocidas en conserva
  • 10 filetes de anchoa en aceite de oliva y su aceite
  • 1 tomate
  • 2 pepinillos agridulces
  • 10 alcaparrones
  • 1 c. c. de mostaza en grano
  • Vinagre de sidra
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

  • Cortamos en daditos pequeños los tomates. Hacemos lo mismo con los pepinillos y con los alcaparrones.
  • Seleccionamos los filetes de anchoa y los cortamos en trozos.

  • Una vez tenemos estos ingredientes cortados aliñamos con la mostaza, sal y pimienta. Ponemos tambien el aceite de las anchoas que habíamos reservado. Tened cuidado con la sal ya que hemos puesto las anchoas y es probable que no necesite mucho. Removemos bien para que la vinagreta se mezcle bien.
  • A continuación escurrimos las alcachofas y cortamos cada corazón a la mitad.
  • Por último las incorporamos a la mezcla anterior y removemos bien. Probamos y si es necesario rectificamos de sal o vinagre. Dejamos enfriar en la nevera hasta el momento de servir.

Espero que la disfrutéis!!!

Flores de sartén

Hoy vamos a preparar unas flores de sartén, muy típicas en mi casa desde pequeña. Recuerdo que muchos domingos mi madre preparaba la masa, y en un momento las teníamos listas para merendar. Eran una delicia y hoy cuando las como me transportan a muchas tardes de mi infancia.

Es una receta sencilla pero tienen sus trucos. La masa debe quedar con una textura líquida pero no en exceso. Esto lo veréis con la práctica. Es una textura parecida a la de la masa de las tortitas pero un poco más líquida.

Muy importante es también que el molde esté muy caliente antes de hacer las flores para que la masa se enganche perfectamente y no se caiga. Si al introducir el molde en la masa ésta no se queda sujeta al molde puede ser porque el molde no está lo suficientemente caliente o porque la masa esta demasiado líquida.

Respecto a este tema de la consistencia de la masa os diré que según estáis haciendo las flores, cada vez la masa cogerá más textura a medida que pasa el tiempo. Por tanto es conveniente no pasarse al poner harina porque después si no las flores quedarán demasiado gruesas y lo importante es que queden finas y crujientes.

Las dos primeras a veces suelen pegarse en el molde. No es una regla que se cumple siempre pero es muy probable. No os preocupéis, la despegáis con cuidado con un tenedor y la podéis freír igualmente. Puede que no quede tan perfecta pero se pueden comer igualmente.

My importante también es que la masa la pongáis en un recipiente que aguante el calor porque recordad que el molde estará muy caliente y suele estar hecho de hierro o un material similar.

Y por último, el aceite donde freiréis las flores debe tener temperatura pero no en exceso porque las flores son my finas y si esta caliente en exceso se pondrán muy tostadas enseguida pero no se cocinarán de manera correcta. En cuanto al aceite que debeis usar yo os recomiendo o un aceite de girasol o un aceite de oliva normal, son lo que más temperatura aguantan y creo que funcionan bien para este tipo de frituras. Además no quedan nada sucios y lo podéis volver a utilizar para hacer, por ejemplo, unas rosquillas.

¡Vamos a por ellas!

Receta de Flores de sartén

Ingredientes

(para 12 flores)

  • 250 ml de leche
  • 2 huevos
  • Unas gotitas de esencia de vainilla
  • 185 gr de harina de repostería
  • Aceite para freír
  • Azúcar blanca

Preparación

  • Ponemos todos los ingredientes en un recipiente, excepto el azúcar blanca, y mezclamos bien con unas varillas hasta obtener una mezcla homogénea.

  • Mientras que reposa un poco nuestra masa preparamos el resto de material que necesitaremos. Por un lado dos cazos que tendrán aceite. El cazo donde meteremos el molde deberá tener suficiente aceite para cubrirlo. Y el recipiente donde vamos a freír las flores también debe cubrirlas para que se cocinen de manera homogénea.
  • Pondremos además un plato donde dejaremos la flor escurrir una vez la hemos sacado de la sartén.
  • Y por último un recipiente hondo con el azúcar blanca donde rebozaremos las flores cuando hayan escurrido y estén aun calientes para que el azúcar se quede bien adherida.

  • Para preparar una flor sacamos el molde ya caliente del aceite y dejamos que escurra el exceso. Lo metemos en el recipiente donde tenemos la masa pero sin que se llegue a rebosar porque si no, no saldrá del molde. Y por último, metemos el molde con la masa en el cazo donde tenemos preparado el aceite para freír.

  • Giramos un poco el molde dentro del cazo para ayudar a que se desprenda y una vez que esté fuera del molde, volvemos a meter este en el cazo para mantenerlo caliente.

  • Dejamos que se fría bien la flor y cuando esté tostada la sacamos al plato que teníamos preparado para escurrir. Después la pasamos por el azúcar. Ya la tendremos lista.
  • Repetimos esta operación hasta que se nos termine la masa.

Espero que las disfrutéis!!!

Maki sushi de aguacate, cangrejo y pepino

El sushi es uno de los platos más conociados de la cocina japonesa. El término “sushi” se aplica a todos los platos que tienen sumeshi (arroz avinagrado), que es un ingrediente principal en la preparación del plato de hoy.

Lo más complicado casi es preparar el arroz, pero como habéis visto en la receta de “Arroz para sushi” no tiene tantas dificultades como parece.

Vamos a necesitar una esterilla de bambú, preferiblemente. Las podemos encontrar en cualquier establecimiento hoy en día. Pero si no queréis comprarla hasta comprobar que os habéis enganchado a este plato (os aseguro que os enganchareis), podéis utilizar un trapo limpio, de los que no tienen pelusa. De lino o algodón y lo metéis en una bolsa zip igual que haremos con la esterilla.

Hay diferentes tipos de sushi: Nigiri sushi, tamaki, oshi, temaki… y por supuesto maki que es lo que vamos a preparar hoy. El maki sushi es un rollito hecho a base de alga nori y servido de 6 en 6.

Receta de Maki de aguacate, cangrejo y pepino

Ingredientes

(para dos personas)

  • 200 gr de arroz para sushi
  • Dos algas nori
  • Wasabi en pasta
  • 1/2 aguacate maduro cortado en palitos
  • Medio pepino cortado en palitos sin semillas
  • 3 palitos de cangrejo cortado en tiras
  • Una esterilla de bambú
  • Hojas de lechuga

Preparación

  • Lo primero que vamos a hacer es meter la esterilla en una bolsa de alimentación. También podéis envolverla en papel film. Esto lo hacemos principalmente porque el arroz para sushi es bastante pegajoso y así nos aseguramos de que no se queda enganchado a la esterilla y nos resultará más fácil manipular el rollo.
  • Colocamos el alga nori con el lado brillante hacia abajo sobre la esterilla. Yo en estos rollitos he utilizado el alga entera, pero en otras ocasiones la corto a la mitad para que las piezas salgan más pequeñas.
  • Ahora extendemos un poco de wasabi sobre el alga nori con los dedos, en la parte mas próxima a nosotros. O si lo preferís lo podéis hacerlo sobre el arroz. Ojo sin pasarse.
  • Con las manos humedecidas colocamos arroz sobre el alga nori, dejando un reborde de 2 cm en el extremos más alejado de nosotros. Siempre que vayamos a manipular el arroz lo haremos con las manos humedecidas. Lo extendemos bien por el alga.
  • Ahora colocamos los ingredientes sobre el arroz. En la parte mas cercana a nosotros.
  • Para hacer el rollito, empezamos a enrollarlo por el extremos más cercano a nosotros con ayuda de la esterilla. Vamos levantando la esterilla a medida que vamos enrollando y ejerciendo presión suavemente para que quede compacto y no se rompa al cortarlo. Vamos avanzando y enrollando a la vez que seguimos ejerciendo presión hasta terminar el rollo.
  • No os preocupéis si se os sale algún ingrediente por los extremos porque podéis ir metiéndolo de nuevo con cuidado.
  • Para cerrarlo, humedecemos con agua el extremos que hemos dejado sin arroz y lo pegamos.
  • Aquí os dejo un video donde podéis ver la técnica con más facilidad.

  • Una vez hemos realizado nuestro maki sushi, procederemos a cortarlo en 6 piezas iguales. Para ello debemos humedecer la hoja del cuchillo. Cortamos el rollo a la mitad y después cada mitad en 3 partes iguales.
  • Para servirlo es aconsejable ponerlos sobre unas hojas de lechuga limpias porque si no se quedarán pegados al plato.
  • Lo servimos acompañado de salsa de soja, jengibre encurtido y un poco de wasabi.

Espero que lo disfrutéis!!!

Arroz para sushi

El arroz es uno de los alimentos principales de la dieta japonesa. Es un alimento que no falta nunca en la mesa. Existen dos variedades de arroz: la índica y la japónica.

La japónica, originaria de Japón, es un arroz de grano corto y redondo, que si seguimos la manera original de cocinarlo, después de cocido debe quedar apelmazado y algo pegajoso. Hoy en dia existen arroces para sushi en el mercado, pero yo utilizo arroz SOS porque no siempre ha habido esta facilidad de encontrar este tipo de arroces y con éste, el arroz para sushi queda fenomenal.

Y no es algo que decidiera yo un día probando diferentes arroces. Simplemente es el que usaba mi amigo Takushi, la persona que me enseñó a elaborar este plato. Digo yo que comiéndolo y cocinándolo todos los dias, algo sabría del tema.

Así que si no encontráis un arroz especial no os preocupéis.

Receta de arroz para sushi

(para 12 makis)

Ingredientes

  • 200 gr de arroz
  • Agua
  • 5 cucharadas de vinagre de arroz
  • 1 c. s. de azúcar
  • 1/2 c. s. de sal

Preparación

  • Colocamos el arroz en un bol y lo lavamos muy bien. Escurrimos y repetimos la operación hasta que el agua salga completamente limpia. Más o menos unas 6 ó 7 veces.
  • Una vez que lo tenemos limpio, lo ponemos en un cazo metálico que tenga una tapa que cierre perfectamente. Si no tenéis un recipiente así, no pasa nada, podéis cerrarlo cubriendo cuando se indique con un papel de aluminio y presionando los bordes para que no salga nada de vapor.
  • Añadimos al arroz el 20 % más de agua que de arroz. En mi caso como tengo 200 gr de arroz, añadiré 240 gr de agua. Esta fórmula siempre es así.

  • Ponemos el cazo a fuego fuerte, destapado y dejamos que llegue a ebullición. Cuando empiece a hervir lo cerramos herméticamente (bien con su tapa o bien como he explicado anteriormente)
  • Cocemos a fuego fuerte durante 2 minutos y después bajamos a fuego medio otros 10 minutos. No debemos levantar la tapa en ningún momento.
  • Pasado este tiempo, retiramos el cazo del fuego, quitamos la tapa y tapamos con un trapo limpio. Lo dejamos reposar tapado 10 minutos.
  • Mientras preparamos la mezcla de vinagre, azúcar y sal. Podemos calentar levemente el vinagre para que se disuelvan mejor los otros ingredientes, pero recordar que después debe estar frio para añadirlo al arroz.

  • Pasados los 10 minutos de reposo, extendemos el arroz en un recipiente que no sea metálico con una pala de madera. Si tenemos una bandeja de madera o un cuenco de bambú podemos hacerlo ahí.
  • En este momento iremos añadiendo nuestra mezcla de vinagre, azúcar y sal, a la vez que vamos moviendo el arroz de izquierda a derecha y al revés, para separar el arroz y que se enfríe. Nos ayudaremos para enfriarlo de una abanico, con esto además conseguiremos el arroz quede brillante.

  • Recordad que para manipularlo es imprescindible tener las manos mojadas porque si no se quedará pegado. Así como a los utensilios que necesitéis.
  • Reservamos el arroz hasta que lo vayamos a utilizar fuera de la nevera.

Espero que lo disfrutéis!!!

Cupcakes bigotudos de chocolate

Hoy vamos a hacer un desayuno o merienda muy especial para esos padres que se merecen un bocado rico y saludable. Por supuesto es una receta para que os ayuden los peques de la casa porque no tiene mucha dificultad. Esta receta la encontré en el blog de María Lunarillos y cuando la hice me resultaron unos bizcochos tan esponjosos que tenía que compartirlos con vosotros. ¡Vamos allá!

Receta de Cupcakes bigotudos

Ingredientes (para 14 uds.)

Para los cupcakes:

  • 112 gr de harina de repostería
  • 170 gr de azúcar blanca
  • 40 gr de cacao en polvo
  • 3/4 c.c. de levadura química
  • 3/4 c. c. de bicarbonato
  • 1/2 c. c. de sal
  • 1 huevo L
  • 140 gr de yogur griego
  • 70 gr de aceite de oliva virgen extra
  • 1 c. s. de pasta de vainilla
  • 12o ml de agua hirviendo

Para el buttercream:

  • 225 gr de mantequilla pomada
  • 150 gr de azúcar glas
  • 1 c. c. de pasta de vainilla
  • 2 c. s. de nata para montar

Para los bigotes:

  • Chocolate negro de cobertura

Preparación

  • Calentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo y preparamos los moldes y las cápsulas. Yo he escogido unas cápsulas marrones pero podéis usar las que vosotros queráis. Las metemos dentro de los moldes como siempre que hacemos magdalenas.

  • Ahora tamizamos la harina, el cacao, la levadura, el bicarbonato y la sal y lo juntamos con el azúcar blanco. Reservamos.
  • Aparte mezclamos el huevo, el yogur griego, la vainilla y el aceite.

  • Añadimos esta mezcla a los ingredientes secos y removemos con unas varillas hasta que la mezcla esté homogénea.
  • En este momento incorporamos el agua hirviendo poco a poco hasta terminarla. Nos quedará una masa más bien liquida.
  • Rellenamos nuestras cápsulas hasta la mitad (esto es muy importante) y metemos en el horno unos 15 minutos.
  • Cuando estén listos (pinchamos con un palillo y este saldrá limpio), sacamos del horno y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

  • Para preparar el buttercream, ponemos la mantequilla en pomada en un recipiente y con unas varillas batimos hasta que esté suave.
  • Añadimos el azúcar glas poco a poco sin dejar de batir hasta tener una crema blanquecina y muy sedosa. En ese momento incorporamos la vainilla y la nata y seguimos batiendo hasta incorporar por completo los ingredientes.

  • Metemos la crema en una manga pastelera y decoramos los cupackes. Este proceso hay que hacerlo cuando los cupcakes hayan enfriado casi por completo.

  • Para hacer los bigotes, derretimos el chocolate en el microondas o al baño María. Metemos en una manga y dibujamos bigotes sobre una hoja de papel sulfurado. Dejamos que solidifique y colocamos sobre nuestros cupckaes. Podéis ponerle incluso nariz y ojos como han hecho mis hijos. Y ya están listos para comer.

Espero que los disfrutéis!!!

Sachertorte

La tarta Sacher, en alemán Sachertorte, es un clásico dentro de la repostería. Se trata de dos partes de bizcocho de chocolate y mantequilla. Entre ellas lleva una mermelada de albaricoque. Después aparece cubierta con una capa de glaseado de chocolate que permite que permanezca jugosa durante más tiempo.

La receta original de la Sacher es todo un misterio puesto que se guarda en un lugar secreto y solo está permitido comerciarla en dos locales emblemáticos vieneses: el Hotel Sacher, de los herederos del creador de la tarta, y la pastelería Demel.

No obstante puedes encontrar multitud de recetas en libros, en webs, en recetarios personales de cocina…Yo te animo a que pruebes esta y que la degustes con una maravillosa crema chantilly (nata montada con azúcar) que es la forma más tradicional de comer esta tarta.

Receta de Tarta Sacher

Ingredientes

Para el bizcocho

  • 3 claras
  • 3 yemas
  • 50 gr de harina de repostería
  • 5 gr de levadura química en polvo
  • 55 gr de mantequilla en pomada
  • 55 gr de azúcar glas
  • 55 gr de harina de almendra
  • 80 gr de chocolate negro (70% cacao)
  • 35 gr de azúcar
  • 170 gr de mermelada (tradicionalmente se usa de albaricoque pero puedes poner la que más te guste)

Para el glaseado

  • 150 gr de chocolate negro para cobertura
  • 150 gr de nata
  • 30 gr de mantequilla

Preparación

  • Tamizamos la harina y la levadura y reservamos.
  • En un bol ponemos la mantequilla en pomada con el azúcar glas (tamizada) y batimos con las varillas hasta formar una crema.
  • A continuación incorporamos las yemas sin dejar de batir.
  • Una vez tenemos integradas las yemas a la crema de mantequilla y azúcar glas, incorporamos la harina de almendras y el chocolate negro que habremos fundido al baño María.

  • Es hora de montar las claras. Haremos una merengue con las claras y el azúcar. Lo incorporaremos en dos o tres tandas de manera envolvente para que no se baje y conserve la esponjosidad de las claras montadas.
  • Por último, echaremos a la mezcla la harina y la levadura que habíamos tamizado y teníamos reservada. Mezclaremos tambien con movimientos envolventes.

  • Una vez tenemos incorporadas las claras, vertemos la mezcla en un molde engrasado y metemos en el horno precalentado a 175º C, calor a arriba y abajo, durante 30 minutos aproximadamente. O hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio.

  • Dejamos templar un poco fuera del horno y en cuanto podamos, desmoldamos y dejamos enfriar totalmente el bizcocho sobre una rejilla.
  • Una vez tengamos el bizcocho frío lo cortamos por la mitad para terminar nuestra tarta Sacher.
  • Para ello calentaremos la mermelada que hayamos elegido. Yo he puesto mermelada de fresa y le he incorporado unas frambuesas para darle un toque más especial. Si tiene muchos trozos trituramos con la batidora y la vertemos aun caliente sobre el bizcocho, ya que así empapará más. Pondremos solo la mitad de la mermelada, con el sobrante pincelaremos la otra mitad del bizcocho hasta que quede bien empapado.

  • Ahora prepararemos el glaseado. Para ello pondremos la nata a calentar y cuando esté a punto de ebullición la verteremos en el recipiente donde tengamos el chocolate troceado y la mantequilla en pomada. Dejaremos reposar unos minutos hasta que el chocolate se haya fundido.

  • Es el momento de bañar nuestro bizcocho. Verteremos una primera capa y alisaremos bien la superficie con una espátula. No os preocupéis si el bizcocho no esta perfecto porque justamente esta primer baño sirve para tapar imperfecciones. Podemos poner debajo de la rejilla un papel de horno y así podréis aprovechar el chocolate que rebose del bizcocho. Metemos en el frigorífico y dejamos mínimo 10 minutos para que endurezca el chocolate.
  • Sacamos la tarta de la nevera y le damos un segundo baño con el glaseado que habremos calentado ligeramente al baño María. Es importante que lo calentéis lo justo porque si lo hacemos durante mucho rato se separará la grasa y no quedará una mezcla uniforme.
  • Una vez que hemos dado el último baño ya podéis decorar la tarta. Tradicionalmente se suele poner la palabra Sacher o varias letras “s” alrededor con el mismo glaseado una vez que ha endurecido. Yo la he decorado con mi nombre porque es la tarta que me he hecho para mi cumpleaños.

Espero que la disfrutéis!!!

Roscón de Reyes

Como siempre os digo, antes de ponerse a elaborar una receta hay que leérsela bien y tener todos los procesos comprendidos y los ingredientes preparados. Solo así seremos capaces de acabar el cocinado con un buen resultado y sin estrés en medio de la elaboración.

Esta receta de roscón es sencilla y si sigues los pasos todo irá bien. Comencemos.

Receta de Roscón de Reyes

Ingredientes

Para la masa de arranque

  • 130 gr de harina de fuerza
  • 10 gr de levadura fresca de panadero
  • 70 gr de leche
  • 1 c. c. de azúcar

Para la masa del roscón:

  • 450 gr de harina de fuerza
  • 2 huevos medianos
  • 60 gr de leche
  • 70 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 20 gr de levadura fresca de panadero
  • 120 gr de azúcar blanca
  • 20 gr de agua de azahar
  • La ralladura de medio limón
  • La ralladura de media naranja
  • Una pizca de sal

Para decorar:

  • Huevo batido
  • Almendra granillo o laminada
  • Frutas confitadas
  • Azúcar blanca mojada con agua

Preparación:

Masa de arranque:

  • Para preparar la masa de arranque, deshacemos la levadura en la leche un poco templada. Disolvemos el azúcar y después mezclamos con la harina. Haremos una masa en forma de bola. Meteremos la masa en un recipiente con agua templada y esperaremos a que la masa suba a la superficie (entre 5 y 10 minutos). Esto nos indicará que ya está lista para usar.

Masa de roscón:

  • En la leche tibia deshacemos la levadura fresca.
  • En un bol ponemos la harina tamizada, la leche con la levadura, los huevos, el azúcar, el agua de azahar y las ralladuras de naranja y limón. Además añadiremos también la masa de arranque y la pizca de sal. Amasamos bien la mezcla hasta tener una masa homogénea. Si tenemos un robot lo haremos con el accesorio de amasar o gancho y si no, a mano.
  • Una vez tenemos esta masa lista, añadiremos la mantequilla que tendremos a temperatura ambiente. Mezclamos todo muy bien y cuando esté manejable, la sacamos del recipiente y la trabajamos en la mesa.
  • El amasado será de tipo duro, estirando un poco la masa y después metiéndola para dentro. Así durante unos 5 minutos hasta que veamos que la masa está elástica. Podemos poner un poco de aceite en la mesa de trabajo para que no se pegue la masa, pero nunca ponemos harina.
  • Una vez que tenemos la masa lista, hacemos una bola y la metemos en un recipiente. Lo tapamos con un papel film y después con un trapo para que doble su volumen. Mas o menos serán entre tres y cinco horas dependiendo de la temperatura de vuestra casa.
  • Cuando la masa ha duplicado su volumen, la volcamos sobre la masa que habremos untado con aceite, y la dividimos en dos si queremos hacer dos roscones o la dejaremos tal cual si solo vamos a hacer uno.
  • Vamos dándole forma redondeada metiendo la masa para dentro por los extremos y así le quitamos el aire. Hacemos una bola (o dos si hacemos dos roscones) y la dejamos reposar cinco minutos.
  • Es el momento de darle forma. Para ello haremos un agujero en el centro de la masa e iremos agrandando el agujero. Si vemos que la masa encoge no os preocupéis, dejamos reposar otros cinco o diez minutos y volvemos a intentarlo.
  • Cuando tengamos la forma de nuestro roscón lo ponemos con cuidado sobre una bandeja de horno que previamente habremos cubierto con papel de hornear.
  • Para que al levar no se cierre el agujero central o se quede demasiado pequeño, introducimos dentro un aro de emplatar previamente untado en aceite. Si no tenemos aro podemos poner una flanera o un molde de galleta. Debe ser algo que pueda meterse en el horno. Tambien podemos hacer un aro con papel de aluminio si no tenemos nada de lo anterior.
  • Tapamos con un paño y dejamos levar hasta que doble su volumen. Aproximadamente dos horas.
  • Pasadas las dos horas estamos listos para decorar y hornear. Pintamos el roscón con huevo batido, con cuidado para no pincharlo y quitarle el levado. Después lo adornamos con lo que hayamos elegido: fruta, almendra, azúcar…
  • Metemos en el horno precalentado a 180ºC calor arriba y abajo durante unos 15-18 minutos. Si vemos que está cogiendo demasiado color, abrimos el horno y tapamos con un trozo de papel de aluminio que tendremos preparado.
  • Dejamos reposar sobre una rejilla y si queremos una vez que haya enfriado lo podemos rellenar o comerlo directamente así.

Espero que lo disfrutéis!!!

Bogavante con brandy y mantequilla

Preparar este rico bogavante es muy sencillo. Quizás lo más complicado resulte partirlo pero puedes pedirle a tu pescadero que haga ese trabajo él y así te lo llevas ya listo para cocinar.

Si prefieres matarlo y partirlo tu en casa tienes varias opciones. Si quieres matarlo vivo el mismo día que lo vayas a cocinar, debes ponerle boca arriba (nunca le quites las gomas de las pinzas mientras está vivo) y clavarle el cuchillo en una hendidura que tiene en la cabeza, justo a la mitad del cuerpo. Morirá casi inmediatamente.

Si prefieres que no esté tan vivo puedes optar por meterlo en el congelador para que se adormezca y así te resultará mas fácil. El procedimiento para matarlo es el mismo. Después simplemente tienes que cortarlo longitudinalmente en dos partes.

Receta de Bogavante con brandy y mantequilla

Ingredientes

  • 1 bogavante cortado a la mitad
  • 100 ml de brandy
  • 30 gr de mantequilla
  • Aceite, sal y pimienta
  • 1 puñado de perejil

Preparación

  • Una vez cortado en dos el bogavante debemos dar unos golpes a las pinzas para que se cocine la carne interior. Salpimentamos la carne del bogavante y ponemos una sartén con un chorrito de aceite calentar.
  • Cuando la sartén esté caliente, ponemos el bogavante primero por la parte de la carne y despues le damos la vuelta. Vuelta y vuelta, no debemos dejarlo mucho tiempo. Lo sacamos y lo reservamos en una bandeja de horno con la carne boca arriba.

  • Calentamos el horno calor arriba y abajo a 150º C.
  • Desglasamos la sartén con la mantequilla y después con el brandy, dejamos hervir unos segundos hasta que se evapore el alcohol.
  • Vertemos la salsa sobre el bogavante y metemos en el horno hasta que se cocine la carne. Todo depende del tamaño del bogavante, en mi caso fueron unos 12 minutos. La carne debe quedar blanca y desprenderse con facilidad.
  • Una vez fuera, ponemos en la bandeja donde lo serviremos, regamos con la salsa y espolvoreamos por encima perejil picado.

Servir caliente.

Espero que lo disfrutéis!!!

Budín de boniatos

Este postre es un plato típico de la maravillosa isla de Haití.

El boniato proviene de la primera tierra americana que Colón pisó. Este tubérculo dulzón tuvo mucho éxito en Europa y todos aquellos que podían, empezaron a incluirlo en sus fiestas.

Hoy en día, el boniato tiene una presencia muy importante en la dieta de los haitianos, entremezclada con la influencia procedentes de otras tierras como las africanas o las francesas.

Lo fabuloso de este postre es que verás que no tiene mucha preparación y los sabores y olores que desprenden son maravillosos. Es un plato pues perfecto para preparar en estas fiestas ya que el boniato está muy ligado a la Navidad y al invierno. Es ligero y perfecto para cerrar un delicioso menú en cualquiera de los días festivos que nos acompañan.

Receta de Budín de boniatos

Ingredientes

  • 275 gr de boniatos rallados
  • 350 ml de leche evaporada
  • 225 ml de leche de coco
  • 2 plátanos
  • 100 gr de azúcar moreno(*)
  • 1 huevo
  • 1/2 c. c. de canela en polvo
  • 1/2 c. c. de nuez moscada rallada
  • 1/2 c. s. de ron dorado (opcional)
    25 gr de mantequilla
  • 1 c. c. de piel de limón rallada

Preparación

  • Con la ayuda de una batidora o a mano se mezclan bien todos los ingredientes: los boniatos y la piel de limón, los plátanos en trocitos, el huevo, la mantequilla derretida, la leche evaporada, la leche de coco, el azúcar, las especias y el ron (en caso de que lo utilicemos).
  • Colocamos la mezcla en un molde para plum cake. Lo mejor para desmoldarlo fácilmente y poder servirlo en porciones individuales sin que se rompa, es forrar el molde con papel de hornear. Lo hornearemos en el horno precalentado a 170ºC calor arriba y abajo durante aproximadamente una hora.
  • Una vez lo tengamos listo podemos comerlo templado o esperar a que se enfríe y servirlo con un poco de azúcar glas por encima o con una quenelle de helado. Yo le he puesto un helado de avena que tiene un sabor muy suave para no matar los matices del budín. También podemos servirlo con helado de nata.

(*) Si queréis prescindir del azúcar podéis poner un plátano mas. Cuanto más maduros estén mejor porque le aportarán el dulzor suficiente y no notaréis la falta de azúcar. Además al estar una hora en el horno, la fructosa del plátano y del boniato se caramelizan y queda un conjunto muy sabroso