Galletas de calabaza sin huevo


Vamos a aprovechar que estamos en temporada de calabaza para hacer unas galletas muy ricas con este producto. Tienen un sabor muy suave y son tipo bizcochitos. Además son aptas para intolerantes al huevo porque no lo necesitan para su elaboración.

Antes de comenzar con la receta hablaros de cómo elaborar la calabaza. Necesitaremos incorporarla en puré. Para ello podéis hacerla de diferentes maneras. Si la vais a hacer en el horno, la podéis poner en un trozo con la piel y dejarla que se cocine. Normalmente necesitaremos un tercio mas del peso que nos pida la receta porque al procesarla perderemos algo de peso.

Si no tenemos pensado encender el horno ese día podemos utilizar el microondas para cocinarla. Para ellos debemos pelar la calabaza, la troceamos en cuadraditos y la ponemos en un recipiente apto para el microondas. La podemos tapar con la tapa anti salpicaduras del microondas y la vamos cocinando a intervalos de 3 minutos a máxima potencia. Hay que tener mucho cuidado al sacarla para no quemarnos con el vapor. Una vez que la tenemos blandita la pasamos a un colador para que escurra el exceso de agua y después la trituramos con un tenedor. Dejamos que enfríe totalmente antes de utilizarla en nuestra receta.

Receta de Galletas de calabaza sin huevo

Ingredientes

(25 galletas)

  • 200 gr de puré de calabaza
  • 110 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 240 gr de harina de repostería
  • 50 gr de azúcar moreno
  • 50 gr de azúcar blanco
  • 2 gr de levadura química en polvo (1/2 c. c. )
  • 2 gr de bicarbonato sódico
  • 3/4 c. c. de canela molida
  • 1/4 c. c. de nuez moscada molida
  • 1 cm de raíz de jengibre rallado
  • 1 pizca de sal
  • 100 gr de pepitas de chocolate

Preparación

  • En un recipiente ponemos la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar blanco y el azúcar moreno. Batimos todo junto hasta conseguir una crema homogénea
  • Añadimos el puré de calabaza que habremos preparado previamente y volvemos a mezclar.
  • En este momento podemos añadir ya el resto de ingredientes secos: la harina, la levadura, el bicarbonato, la canela, la nuez moscada y también el jengibre rallado. Si tenemos jengibre en polvo también podemos usarlo, pero añadirlo con precaución porque si ponéis en exceso quedarán unas galletas demasiado picantes.
  • Una vez mezclados todos los ingredientes podemos poner las pepitas de chocolate y mezclar de nuevo. Nos quedará una masa con aspecto demasiado húmedo pero no os preocupéis porque debe ser así.
  • Envolvemos nuestra masa en un papel film y dejamos en el frigorífico un mínimo de dos horas. También podéis dejarla de un día para otro.
  • Pasado este tiempo ya podremos manipularla para hacer nuestras galletas.
  • Precalentamos el horno a 170ºC calor arriba y abajo. Cubrimos una bandeja con papel de horno y hacemos bolitas con la masa del tamaño de una nuez. Debemos colocarlas separadas porque después crecen mucho.
  • Horneamos durante unos 12 minutos aproximadamente y después dejamos enfriar completamente antes de comerlas. Al sacarlas os puede parecer que están muy blandas pero una vez frías cogen más cuerpo.

Espero que las disfrutéis!!!

Bizcocho de calabaza asada

Hoy vamos a darle un uso diferente a la calabaza. Acostumbrados a comerla en recetas saladas como las cremas, al horno, o incluso en chips, la calabaza es un gran alimento para incorporar a las recetas dulces.

Se trata de un alimento muy rico en nutrientes, bajo en calorías y con un alto contenido de agua. Muchas se caracterizan por el alto contenido en betacarotenos y otros carotenoides con propiedades antioxidantes.

Tiene un alto contenido en fibra lo que le hace recomendable por su efecto prebiótico y recuperador de la función intestinal.

Imaginaros que maravilla poder comeros un trocito de este bizcocho sabiendo que estáis ayudando a vuestro organismo.

La calabaza asada es perfecta para incorporar en bizcochos, magdalenas o similares, sustituyendo el azúcar por el dulzor de la calabaza. Además combina muy bien con cardamomo, jengibre o incluso pimienta.

Receta de bizcocho de calabaza asada

Ingredientes

  • 450 gr de calabaza asada
  • 5 huevos
  • 400 gr de harina
  • 150 gr de panela
  • 120 gr de AOVE
  • 16 gr de levadura química
  • 1/2 c. c. de nuez moscada

Preparación

  • En primer lugar vamos a asar la calabaza. Para conseguir 450 gramos de calabaza ya asada, deberemos asar unos 600 gramos. Cortamos la calabaza en trozos grandes y los ponemos en una bandeja de horno. Horneamos a 180ºC durante unos 25 minutos.
  • Dejamos enfriar la calabaza mientras seguimos con el resto de ingredientes.
  • Batimos los huevos junto con el azúcar hasta que hayan montado ligeramente.
  • Incorporamos el aceite y mezclamos con suavidad hasta incorporar.
  • Aparte mezclamos los ingredientes secos (harina, levadura y nuez moscada) y los tamizamos en dos veces sobre la mezcla anterior. Mezclamos bien hasta tener toda la harina incorporada y una mezcla homogénea.
  • Por último añadimos la calabaza. Para ello primero le retiramos la piel y después la trituramos con un tenedor. Dejamos que repose en un colador para escurrir el exceso de agua. Mezclamos con la masa con movimientos envolventes hasta tener toda la calabaza incorporada.
  • En un molde previamente cubierto con papel de hornear ponemos nuestra masa.
  • Metemos en el horno precalentado a 175ºC calor arriba y abajo durante unos 55 minutos o hasta que al meter un palillo éste salga limpio.
  • Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Espero que la disfrutéis!!!

Crema de calabaza y leche de coco

Hoy vamos a preparar una crema muy sabrosa con un producto de temporada tan versátil como es la calabaza de invierno.

La calabaza es un fruto muy nutritivo, rico en betacaroteno y otros carotenoides y también en almidón. Su carne puede ser utilizada tanto para hacer platos salados como dulces, dado el sabor y la consistencia de su pulpa una vez cocinada.

También utilizamos comino en esta receta. Es una especie cuyo aroma se debe a una sustancia muy poco corriente, el cuminaldehído, que es pariente cercano de las almendras amargas. Y otorga unas notas frescas en contraste con el dulzor de la calabaza.

Usaremos cebolla morada que tiene un sabor mas suave que la blanca. Contiene pocas calorías y múltiples propiedades para el corazón y para otras enfermedades provocadas por los agentes oxidativos dado su contenido en flavonoides.

Receta de Crema de calabaza y leche de coco

Ingredientes

  • 800 gr de calabaza troceada
  • 1 cebolla morada
  • 100 ml de leche de coco
  • 20 gr de mantequilla
  • 1/2 c. c. de comino molido (o en grano)
  • 2 c. s. de aceite de oliva extra virgen
  • Sal y pimienta
  • Caldo vegetal o agua

Preparación

  • Cortamos la cebolla en trocitos y la ponemos en una cazuela con el aceite y la mantequilla*. Pochamos.
  • Cuando tengamos pochada la cebolla, añadimos la calabaza troceada y salteamos unos cinco minutos. 
  • Si vamos a utilizar granos de comino, antes de utilizarlo debemos tostarlo unos minutos en una sartén sin nada de aceite. Y después molerlo en un mortero. Si por el contrario utilizamos comino molido, lo incorporamos en este momento a la cazuela, antes de poner el caldo.
  • A continuación vertemos el caldo vegetal o agua hasta cubrir la calabaza. Salpimentamos. Dejamos cocer hasta que la calabaza esté tierna. Es importante poner la cantidad justa de caldo sin pasarnos para que la crema no quede muy líquida. Debemos tener en cuenta que aun tenemos que añadir la leche de coco.

  • Cuando la calabaza esté tierna, retiramos del fuego y trituramos con la batidora. Incorporamos la leche de coco y dejamos cocinar unos dos minutos. Y lista para comer. Para servir, decorar con un chorrito de leche de coco y un poco de comino molido.

Espero que la disfrutéis!!!

*La mantequilla la utilizamos junto con el aceite para que no se queme.

*Si hacéis la crema de un día para otro y la dejáis en el frigorífico, cuando la vayáis a utilizar estará mas espesa. Es debido a la leche de coco, se espesa al enfriar. Si la ponéis a calentar recuperara su textura original.