Galletas de calabaza sin huevo


Vamos a aprovechar que estamos en temporada de calabaza para hacer unas galletas muy ricas con este producto. Tienen un sabor muy suave y son tipo bizcochitos. Además son aptas para intolerantes al huevo porque no lo necesitan para su elaboración.

Antes de comenzar con la receta hablaros de cómo elaborar la calabaza. Necesitaremos incorporarla en puré. Para ello podéis hacerla de diferentes maneras. Si la vais a hacer en el horno, la podéis poner en un trozo con la piel y dejarla que se cocine. Normalmente necesitaremos un tercio mas del peso que nos pida la receta porque al procesarla perderemos algo de peso.

Si no tenemos pensado encender el horno ese día podemos utilizar el microondas para cocinarla. Para ellos debemos pelar la calabaza, la troceamos en cuadraditos y la ponemos en un recipiente apto para el microondas. La podemos tapar con la tapa anti salpicaduras del microondas y la vamos cocinando a intervalos de 3 minutos a máxima potencia. Hay que tener mucho cuidado al sacarla para no quemarnos con el vapor. Una vez que la tenemos blandita la pasamos a un colador para que escurra el exceso de agua y después la trituramos con un tenedor. Dejamos que enfríe totalmente antes de utilizarla en nuestra receta.

Receta de Galletas de calabaza sin huevo

Ingredientes

(25 galletas)

  • 200 gr de puré de calabaza
  • 110 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 240 gr de harina de repostería
  • 50 gr de azúcar moreno
  • 50 gr de azúcar blanco
  • 2 gr de levadura química en polvo (1/2 c. c. )
  • 2 gr de bicarbonato sódico
  • 3/4 c. c. de canela molida
  • 1/4 c. c. de nuez moscada molida
  • 1 cm de raíz de jengibre rallado
  • 1 pizca de sal
  • 100 gr de pepitas de chocolate

Preparación

  • En un recipiente ponemos la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar blanco y el azúcar moreno. Batimos todo junto hasta conseguir una crema homogénea
  • Añadimos el puré de calabaza que habremos preparado previamente y volvemos a mezclar.
  • En este momento podemos añadir ya el resto de ingredientes secos: la harina, la levadura, el bicarbonato, la canela, la nuez moscada y también el jengibre rallado. Si tenemos jengibre en polvo también podemos usarlo, pero añadirlo con precaución porque si ponéis en exceso quedarán unas galletas demasiado picantes.
  • Una vez mezclados todos los ingredientes podemos poner las pepitas de chocolate y mezclar de nuevo. Nos quedará una masa con aspecto demasiado húmedo pero no os preocupéis porque debe ser así.
  • Envolvemos nuestra masa en un papel film y dejamos en el frigorífico un mínimo de dos horas. También podéis dejarla de un día para otro.
  • Pasado este tiempo ya podremos manipularla para hacer nuestras galletas.
  • Precalentamos el horno a 170ºC calor arriba y abajo. Cubrimos una bandeja con papel de horno y hacemos bolitas con la masa del tamaño de una nuez. Debemos colocarlas separadas porque después crecen mucho.
  • Horneamos durante unos 12 minutos aproximadamente y después dejamos enfriar completamente antes de comerlas. Al sacarlas os puede parecer que están muy blandas pero una vez frías cogen más cuerpo.

Espero que las disfrutéis!!!