Galletas multiojos monstruosas

Esta semana seguimos con otra receta de Halloween que podéis hacer con vuestros hijos porque no tiene mucha complicación y quedan rechulas.

Se trata de unas galletas de mantequilla muy fáciles de hacer y que podéis preparar con los niños porque solo tendrán que echar ingredientes, mezclar y hacer bolitas

Lo que resulta un poco más laborioso son los ojos, pero no es necesario que los hagáis, podéis comprarlos ya preparados. Aunque yo os recomiendo que los preparéis tambien vosotros porque es muy divertido.

Vamos a ello.

Receta de Galletas multiojos monstruosas

Ingredientes

(20 galletas)

  • 180 gr de harina repostería
  • 160 gr de azúcar blanca
  • 1 huevo
  • 150 gr de mantequilla blanda
  • 8 gr de levadura química
  • Una pizca de sal
  • 1/2 c. s. de aroma de caramelo (podéis poner vainilla, extracto de limón, naranja o nada)
  • Colorantes alimentarios en gel
  • Ojos de azúcar (receta)

Preparación

  • En un recipiente ponemos la mantequilla blanda junto con el azúcar, y batimos con la batidora hasta conseguir una crema y veamos que el azúcar se ha integrado totalmente.
  • Una vez tenemos la crema lista incorporamos el huevo y la esencia de caramelo y volvemos a mezclar con una espátula.
  • A continuación ponemos la mitad de la harina, la sal y la levadura. Mezclamos
  • A continuación vamos poniendo el resto de la harina hasta conseguir una masa más bien húmeda pero no pegajosa. Si la tocamos estará blanda pero no se pegará en los dedos.
  • Ponemos en la mesa de trabajo un trozo de papel film y encima vamos echando la masa. Cerramos el paquete y dejamos nuestra masa reposar mínimo dos horas en la nevera.
  • Una vez pasado este tiempo y que la masa está dura, la sacamos y la dividimos en 3 partes.
  • Es hora de colorear nuestros monstruos. Yo he elegido estos colores pero podemos hacerlo como mas nos gusten. Es preferible que sean colorantes en gel porque van mejor para teñir masas. Hay que tener en cuenta que debemos dejar las masas con unos colores muy intensos puesto que luego al hornear las galletas pierden color.
  • Hacemos trocitos de masa de unos 30 gr. , hacemos bolitas con ellos y después los aplastamos.
  • Horneamos las galletas a 170º C, calor arriba y abajo, durante unos 10 minutos a media altura.
  • Dejamos enfriar y decoramos con los ojos de azúcar.
  • Para que los ojos se queden pegados, les ponemos un poco de agua con un pincel y situamos sobre la galleta. Parece que no se pegan pero si esperáis un rato a que se sequen, quedarán perfectos y no se moverán.
  • Y ya están listos para pasar un desayuno divertidísimo con estas galletas multiojos.
  • Si os sobran trocitos de masa podéis juntar tres colores y hacer galletas tricolor. O poner una bola de un color dentro y rodearla por otro color. Cuando la abramos para comerla será todo un espectáculo.

Espero que lo disfrutéis!!!

Ojos de azúcar

Para hacer estos ojos de azúcar necesitaréis hacer una glasa real tal y como te explico aquí

Para dos bandejas de ojos con hacer la mitad de receta tendréis mas que suficiente.

Después solo tenéis que meter la glasa en una manga pastelera y forrar una bandeja de horno con papel de hornear.

Vais haciendo circulitos de diferentes tamaños y los dejáis secar por completo. Si os corren mucha prisa podéis meterlos en la nevera y se secarán antes.

Después con un pincel y colorante alimentario le vais poniendo el circulito negro para conseguir estos divertidos ojos.

Si queréis, podéis pintarlo también con chocolate negro o con chocolate blanco coloreado con colorante alimentario de vuestro color favorito.

Y una vez secos estarían listos para utilizar en vuestras creaciones.

Para guardar los ojos lo mas recomendable es utilizar un recipiente hermético o un frasco con tapa.

Espero que los disfrutéis!!!

Galletas de Halloween con glasa real

Hola a todos. Como es tradición desde que nacieron los niños, todos los años por Halloween dedicamos algún día a hacer galletas que después llevan al cole para celebrar con sus compañeros un desayuno terrorífico.

Estas llevan un poco más de trabajo porque, a pesar de ser las típicas galletas de mantequilla que siempre utilizo para decorar, llevan glasa real. La glasa real es fácil de preparar y muy fácil de usar para decorar las galletas, pero si que es cierto que es algo más trabajosa que otras elaboraciones. Pero el resultado es fantástico y como siempre, os pueden ayudar los niños a realizarlas.

Galletas de mantequilla

(Podéis encontrar la receta en este enlace)

Receta de glasa real para galletas

Ingredientes

  • 400 gr de azúcar glas
  • 70 gr de clara de huevo pasteurizada
  • 1 c. c. de zumo de limón

Preparación

(Podéis encontrar la preparación en este enlace)

Os dejo unas fotos del proceso de decoración para que veais como se hace.

Decoramos perfilando

Rellenamos con la glasa más líquida

Y unas vez secas, ya podemos prepararlas para regalar o para disfrutar.

Feliz Halloween!!!

Dedos de bruja terroríficos

Aprovechando que se acerca Halloween, vamos a hacer unas galletas muy facilitas en la que podéis involucrar a vuestros hijos si les gusta ayudaros en la cocina. Y si no están muy interesados lo estarán en cuanto vean el resultado. Estarán deseando llevar estos dedos de bruja al cole para desayunar, y enseñárselos a sus amigos.

Os animo a que lo intentéis porque se sentirán muy orgullosos de poder hacer sus propias galletas. Además son las galletas típicas de mantequilla que están realmente deliciosas.

Receta de Dedos de bruja

Ingredientes

(para 25 dedos aproximadamente)

  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo
  • 400 gr de harina de respostería
  • 75 gr de azúcar glas
  • Colorante alimentario verde y rojo
  • Almendras crudas (pueden ser marconas o incluso con la piel, quedarán muy terroríficas)
  • Azúcar glas extra para la sangre

Preparación

  • En un recipiente ponemos la mantequilla a temperatura ambiente. Debemos sacarla con antelación de la nevera para conseguir la textura cremosa que necesitamos. Debe estar blandita.
  • Añadimos el azúcar glas y movemos bien hasta mezclarla con la mantequilla.
  • Incorporamos el huevo a esta mezcla y removemos hasta tenerlo totalmente integrado. El huevo también lo tendremos a temperatura ambiente.
  • Por último, agregamos la harina. Debemos hacerlo en tres tandas y mezclando bien cada vez. Puede que no necesitemos toda la harina o que debamos incorporar un poco más. Debemos obtener una masa manejable, que no se nos pegue en las manos pero que no esté dura.
  • La masa estará lista cuando tenga la textura de una plastilina blanda.
  • Es el momento de teñirla de verde. Si no tenéis tiente no pasa nada, los podéis hacer también de color carne, y cuando estén recién salidos del horno les ponéis un poquito de cacao en polvo con un pincel para darles un aspecto envejecido.
  • Para teñir masas lo mejor es utilizar un tinte alimentario en pasta. Dan muchísimo más color con poca cantidad y no cambian la textura de la masa. Si no tenéis este tipo de tinte la siguiente mejor opción son los tintes en gel (lo podéis encontrar en tubos en muchas tiendas de barrio o grandes superficies). La peor opción es el tinte líquido, tiñe poco y además deja la masa pegajosa. Yo utilizo la marca Sugarflair, que son muy buenos, son aptos para intolerantes al gluten y tienen muchísima caducidad. Si los vais a usar a menudo os los recomiendo. Yo los compro en Maria Lunarillos.
  • Una vez lista la masa es hora de llamar a los niños. Debemos cortar la masa en trocitos y hacer bastones de tamaño de dedos.
  • En un extremo presionamos para poner la almendra como si fuera la uña. Dais forma a los dedos.
  • Con la ayuda de un cuchillo de mantequilla para que no corte, marcamos las rallitas de los nudillos.
  • Metemos los dedos de bruja en el horno precalentado a 175º, calor arriba y abajo, durante unos 15 minutos. Vigilamos porque dependerá de lo que caliente nuestro horno.
  • Mientras se hornean vamos a preparar la sangre. Necesitaremos una cucharada sopera de agua. La ponemos en un recipiente e incorporamos el tinte rojo. Después de mezclarlo bien, incorporamos azúcar glas hasta tener una mezcla espesa, para que se pueda manejar bien. Si esta demasiado líquida se extenderá demasiado.
  • Una vez horneados los dedos los dejamos enfriar totalmente en una rejilla.
  • Y es hora de ensangrentarlos. Nosotros hemos mojado la parte de abajo para darles el efecto de que ha sido arrancado de la mano. También con un palillo hemos puesto sangre alrededor de la uña y por lo nudillos. Pero podéis hacerlo como más os guste.
  • Un problema que puede surgiros es que al sacar los dedos se os caigan las almendras. No os preocupéis, la sangre las pega fenomenal. Poner un poquito en el dedo y colocad la almendra. Dejad secar y se pegará perfectamente.

  • Y ya tenéis listo vuestra merienda terrorífica.

Espero que la disfrutéis y Feliz Halloween!!!

Galletas decoradas para Halloween

Halloween es la primera fiesta del otoño para disfrutar encendiendo el horno. Sobretodo si como este año, tenemos estas temperaturas que ayudan a estar en casa calentitos haciendo alguna actividad con los niños. Estas galletas no sólo están deliciosas si no que son la escusa perfecta para disfrutar de la cocina con los niños. Porque ellos nos pueden ayudar a cortarlas y después a decorarlas terroríficamente.

Para decorar solo tenéis que dejar volar vuestra imaginación y la de vuestros peques, y utilizar cualquier tipo de canutillo, golosina o caramelo. Para pegarlos, con un poco de chocolate y algo de pericia tendréis suficiente.

Receta de galletas decoradas para Halloween

Ingredientes

(20 galletas grandes)

  • 250 gr de mantequilla en pomada (a temperatura ambiente)
  • 75 gr de azúcar glas
  • 1 huevo (mediano)
  • 400 gr de harina de repostería (floja)
  • Cobertura de chocolate blanco y negro al gusto
  • 2 cucharadas rasas de cacao puro en polvo

Preparación

  • En un recipiente disponemos la mantequilla en pomada. Debemos sacarla con antelación de la nevera para conseguir la textura cremosa que necesitamos.
  • Añadimos el azúcar glas y movemos bien hasta mezclarla con la mantequilla.
  • Incorporamos el huevo a esta mezcla y removemos hasta tenerlo totalmente integrado.
  • Por último, agregamos la harina. Debemos hacerlo en tres tandas y mezclando bien cada vez. Puede que no necesitemos toda la harina o que debamos incorporar un poco más. Debemos obtener una masa manejable, que no se nos pegue en las manos pero que no esté dura.

  • En este momento, si queremos tener galletas de dos colores, es cuando debemos separar nuestra masa en dos partes. A una de ellas le incorporamos las dos cucharadas de cacao en polvo tamizado. 
  • Tened cuidado al mezclarlo porque el cacao es muy volátil. Hacedlo poco a poco con movimientos envolventes.

  • Para poder trabajar mejor con ellas, yo extiendo las masas entre dos hojas de papel de horno y las dejo enfriar en la nevera al menos una hora. Si no tenéis un rodillo con guías para que las masas tengan el mismo grosor en el interior como en el exterior, podéis poner a cada lado de la masa unos cubiertos  de madera, preferentemente planos, y pasar el rodillo por encima de los cubiertos. Así el grosor de la masa será homogéneo.
  • También podéis ir haciendo las galletas de dos en dos, enharinando la mesa de trabajo y extendiendo bolas de masa para después cortarlas con los moldes.
  • Una vez estiradas las masas solo queda cortar las galletas a vuestro gusto.
  • Metemos en el horno precalentado a 175ºC durante unos 12-14 minutos, dependiendo de lo grande que sean vuestras galletas.
  • Dejamos enfriar completamente antes de decorar.

  • Ahora solo nos queda decorar. Derretimos el chocolate al baño maría y lo metemos en un recipiente especial para decorar o en bolsitas de plástico.

Espero que la disfrutéis!!!