Carrilleras de cerdo con membrillo y piñones

Estando en época de membrillos no podíamos dejar pasar este fruto tan especial y tan de temporada. Su carne es dura, astringente y agria, por lo que no es muy común comerlo crudo aunque yo debo decir que me encanta. Pero a veces resulta de difícil digestión por su alto contenido en fibra insoluble. Sus usos más comunes suelen ser cocidos con miel, en mermeladas o el famoso dulce de membrillo.

Pero resulta una gran alternativa para combinar con carnes por el dulzor que desprende cuando se cocina, resultando el acompañamiento perfecto en algunas ocasiones.

Receta de Carrilleras de cerdo con membrillo y piñones

Ingredientes

  • 1 kilo de carrilleras de cerdo limpias
  • 1 puerro
  • 2 dientes de ajo
  • 1 membrillo grande (300 gramos de membrillo ya pelado)
  • 100 ml de coñac o brandy (opcional)
  • Un puñado de piñones
  • Caldo de carne
  • Harina
  • Zanahorias y arroz para acompañar

Preparación

  • Salpimentamos las carrilleras de cerdo y las pasamos levemente por harina.
  • En la cazuela donde vayamos a cocinarlas, las marcamos por ambos lados con un poco de aceite y reservamos.
  • A continuación picamos los dos dientes de ajo y en esa misma cazuela los doramos sin que se quemen.
  • Cuando tengamos listo los ajos, incorporamos el puerro que habremos picado previamente. Lo pochamos lentamente.
  • Pelamos nuestro membrillo, le quitamos el corazón y las semillas y lo cortamos en trozos generosos. Lo pasamos a la cazuela y dejamos que se marque levemente junto con el puerro y el ajo.

  • Es hora de incorporar las carrilleras. Las disponemos en la cazuela y regamos con el brandy en caso de que vayamos a usarlo. Dejamos que se cocine todo junto hasta que se evapore el alcohol.
  • Una vez hemos eliminado el alcohol, cubrimos la carne con un caldo (si tenemos) o con agua. Si cocinamos en olla express, dejaremos unos 20 minutos. Si lo cocinamos en olla normal, hasta que la carne esté blanda.
  • Una vez cocidas las carrilleras, las sacaremos de la olla y podemos pasar la salsa por el chino o triturar con la batidora. A mí me gusta dejarla tal cual porque queda espesa ya de por si, y se puede disfrutar de los trozos de membrillo que no se ha deshecho del todo, pero que sin embargo están cocidos.
  • Para acompañar podemos hacerlo con unos bastones de zanahorias salteados en una sartén con un poquito de aceite de oliva y un puñadito de arroz basmati.
  • Terminamos el plato con unos piñones que habremos tostado previamente en una sartén sin aceite.

Espero que lo disfrutéis!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.